16

La clave para liberarte del perfeccionismo

LA CLAVE PARA LIBERARTE DEL PERFECCIONISMO

Durante mucho tiempo, cada vez que me enfrentaba con un nuevo proyecto, una nueva relación, un nuevo trabajo creativo, aparecía la doña perfecta diciéndome “no eres lo suficientemente buena” lo que me bloqueaba a ser yo misma y  a expresar mi verdad. Recuerdo haber sufrido mucho por no sentirme lo suficientemente valiosa y capaz de llevar a cabo la tarea con éxito según el nivel de autoexigencia que me había autoimpuesto.

Un día, cansada de esta presión que siempre me ponía a mi misma, me puse a meditar para encontrar sabiduría en mi guía interior. Después de haber calmado mi mente, empecé a escribir en mi diario. La respuesta salió por si sola “deja de ser perfecta y empieza a ser tu misma”.

En aquel mismo instante me di cuenta  que ya no tenía más tiempo para ser perfecta pretendiendo ser alguien que no era y que me alejaba tanto de mi propia felicidad. Fue entonces cuando me comprometí a vivir desde mi Yo Auténtico en cada área de mi vida.

No nos engañemos… el perfeccionismo no es nada sexy ni atractivo. Quizás nos lo han vendido como una virtud, algo a lo que hay que aspirar a toda costa para triunfar en la vida. Pero en realidad, el perfeccionismo  no es más que es el miedo vestido de alta costura. Es el enemigo de lo posible, lo divertido y lo  real.

Y el problema es que estamos tan ocupados queriendo ser perfectos que dejamos de ser nosotros mismos. Creemos que nuestro verdadero yo es de alguna manera defectuoso. Perdemos la conexión con nosotros mismos y al hacerlo, empezamos a dudar y a juzgarnos lo que hace que nos sintamos inadecuados.

El perfeccionismo crea sufrimiento, ansiedad, frustración, miedo al rechazo y  al fracaso y baja autoestima.

Entonces ¿Cómo podemos liberarnos del perfeccionismo?

La clave para liberarte del perfeccionismo es la práctica de la compasión. La compasión te da permiso para soltar tu yo crítico y empezar a abrazar tu yo real.

A continuación te dejo algunas herramientas sencillas que a mi personalmente me sirven para poder ejercer el músculo de la auto compasión y permitirme ser más auténtica.

  • Diálogo interno: Sé amable contigo mismo en todo momento. Háblate de la misma manera que lo harías con tu mejor amigo que está pasando por un mal momento. Piensa que palabras y efectos de cariño le expresarías y luego aplícatelo a ti mismo.

Yo me digo algo así como: “Agnès, has vuelto a caer en la trampa del perfeccionismo. Esta situación es muy dura y dolorosa y comprendo como te sientes. Es seguro sentir estos sentimientos. Lo estás haciendo muy bien. Todo irá bien. Te quiero”.

  • AceptaciónCuando te tratas con compasión, puedes aceptar que hay facetas de tu personalidad de las que quizás no estás satisfecho, pero no te reprochas. Puedes eliminar el sufrimiento aceptando  y aprendiendo de las experiencias que te ocurren. Cuando cometes errores o tus expectativas se ven frustradas, ¿eres la víctima de lo que te sucede o lo usas para aprender? La vida es resistencia o rendición. La resistencia te conduce al sufrimiento. La rendición te conduce a la felicidad.
  • Sentido del humor: Aprende a reírte de ti mismo y a no tomarte tan en serio el drama que tu mismo has iniciado. Sonríe y comprueba si eres capaz de reírte de tus problemas, de tus defectos y de tus dificultades. Intenta encontrar la parte divertida en cada situación en lugar de luchar y resistirte a ella.
  • Meditación para la compasión: Esta meditación te abre el corazón y te llena de compasión, agradecimiento y paz interior. En esta meditación se utiliza el mantra Guru Guru Wahe Guru / Guru Ram Das Guru. Para realizar esta meditación sólo necesitas sentarte con la columna vertebral recta, llevar tus palmas al centro del pecho (la palma izquierda primero, y encima la palma derecha) y cantar desde tu corazón. Puedes practicar esta meditación durante 11 minutos (o menos). Para cantar el mantra te recomiendo que utilices la música de SatKirin Kaur Khalsa (https://youtu.be/Wgi3ZCCbU5g).

No te dejes dominar por la mente que te dice que tienes que ser perfecto. Sé más compasivo contigo mismo y no te tomes las cosas tan en serio. Sé tu mismo, comete errores y aprende de ellos.  Recuerda, lo estás haciendo muy bien. Todo irá bien.

Te veo en los comentarios del blog.

Muchas gracias por estar aquí, leer mi blog y ser parte de la comunidad STRONGSOUL.

Un fuerte abrazo,
Agnès

Comentarios 16

  1. Hola Agnes!

    Me ha encantado este post y me he sentido tan identificada. No sé dónde empezó mi obsesión por el perfeccionismo, si por lo que los demás esperaban de mí, o por lo que yo creía que esperaban… Hoy en día estoy un poco más lejos de esa obsesión. Un libro recomendado: Los 12 pasos del perdón de Paul Ferrini.

    Gracias por compartir!

    Ainara

  2. Entrada
    Author
  3. Excelente post Agnes!
    Esa búsqueda de la perfección será porque creemos que tenemos que hacer las cosas de una determinada manera para agradar a los demás? Y por qué será que buscamos agradar a los demás?

  4. Entrada
    Author
  5. Hola Agnés, muchas gracias por compartirnos este artículo, llegó justo en el momento en que yo estaba pensando que las cosas solo se tienen que dar de una sola manera y me sentía abrumada porque no hayaba la respuesta que quería, pero hoy comprendí que tambíen debemos tener compasión por nosotros y que si nos equivocamos podemos empezar de nuevo. Muchas gracias.

  6. Entrada
    Author
  7. Hola Agnès,

    gracias por tocar este tema. En algunos ámbitos, como el laboral, el perfeccionismo es exaltado, pero a ciertos niveles no es nada beneficioso.

    Me ha encantado tu técnica de preguntarte a ti misma…a veces la respuesta la tenemos más cerca de lo que pensamos…

    Un abrazo fuerte. Séfora

  8. Entrada
    Author

    Hola Séfora, muchísimas gracias por estar aquí y comentar. Ser conscientes de nuestro diálogo interior es la clave de la auto compasión y de nuestro desarrollo personal. Un fuerte abrazo

  9. Hola Agnès, que razón tienes! El perfeccionismo está muy extendido y hasta que no nos damos cuenta de que en realidad es una idea que hemos creado de cómo debemos ser, por lo que nos han ido inculcando en nuestra familia, el colegio, etc lo que hacemos es dañarnos a nosotros mismos.
    Y lo más triste es que nos estamos perdiendo una parte nuestra, esa que no reconocemos o rechazamos por creencias a veces sin sentido.
    Me quedo con tu propuesta de aplicar la Compasión. Muchas gracias. Un abrazo,

  10. Entrada
    Author
  11. Entrada
    Author
  12. Entrada
    Author
  13. Hola Agnes. Me ha encantado el artículo y también me siento identificada. La exigencia constante a la que nos sometemos y nos castigamos a nosotras mismas. Estoy totalmente de acuerdo contigo en la necesidad de trabajar la autocompasión, tratarnos amorosamente es la clave para dejar de tratarnos con tanta rigidez. Y por supuesto el sentido del humor.
    Me encanta tu blog y lo que haces. Namaste!

  14. Entrada
    Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *