2

Cómo sentirte pleno

Cómo sentirte pleno

A menudo pensamos que cuando consigamos un mejor trabajo, más dinero, una empresa que vaya bien, una vivienda en la playa o una relación de pareja,  vamos a sentirnos plenos. Y así vamos sobreviviendo, persiguiendo la felicidad. Pero mientras sigamos buscando la felicidad fuera de nosotros, es probable que nos sintamos temporalmente saciados y permanentemente hambrientos.

Y esto no es un bla, bla, bla…Lo sabes por experiencia propia. Piensa en algo que  realmente quisiste tener. Recuerda el momento de éxtasis cuando lo conseguiste y en lo deprisa que empezó a apagarse el brillo. Un tiempo después de  haber comprado el coche nuevo, del nuevo ascenso, de la nueva relación, sigues buscando llenar este vacío interior.

Pero no estás sólo, yo misma he vivido esta experiencia de carencia millones de veces. Pensaba que  cuando lograra lo que me faltaba, por fin sería feliz. Y no es que sea malo desear cosas, sino el problema radica en depositar nuestras esperanzas en que estás cosas se conviertan en nuestra fuente de felicidad.

Para mi la plenitud tiene que ver con sentirme viva y llenar mi corazón con experiencias que me enriquezcan espiritualmente. Es en ese estado en el que expreso completamente quien soy, actúo desde mi ser auténtico y por lo tanto me siento completa.

Pero estarás de acuerdo conmigo que ser auténtico a  veces cuesta, ¿verdad? Tenemos tantos condicionamientos que nos da pánico expresar nuestra autenticidad por miedo a sentirnos vulnerables, rechazados…

Para vivir desde nuestro ser auténtico y sentir la plenitud necesitamos alcanzar nuestro potencial y salir de nuestra zona de confort.

Así que te desafío a que este verano asumas algún riesgo. Haz alguna cosa que te de miedo o que haga salir tus nervios a flor de piel. Sabes que superada la incomodidad, la satisfacción interna que vas a sentir no tiene precio y esta es la expresión misma de la plenitud.

¿Aceptas el reto?

Yo también voy a asumir el reto y me voy de aventura a mi querida Africa para descubrirme un poco más, para sacar mi parte más “salvaje” y simplemente disfrutar de esta maravillosa experiencia que es la vida.

Me despido hasta septiembre y te deseo unas super felices vacaciones .

Y si no me quieres perder el rastro te invito a que me sigas por Instagram donde compartiré mis aventurillas africanas.

Y ahora cuéntame los retos, riesgos o aventuras que vas a tomar tú este verano para sentirte más pleno y vivir desde tu ser auténtico.

Un fuerte abrazo,

P.D:  ¡GRACIAS POR FORMAR PARTE DE MI TRIBU!! 

Comentarios 2

  1. Hola Agnés,

    me alegro mucho que compartas esto con todos. Justo ahora estoy leyendo el libro: “el poder del ahora” y habla de dejar de perseguir esa felicidad fuera de nosotros y de buscarla “mañana”.

    Todo lo que necesitamos para ser felices y estar en paz ya está dentro nuestro.

    Disfruta de está aventura veraniega y te seguiré la pista en Instagram.

    Nos vemos a la vuelta!

    Un abrazo.

    Séfora.

  2. Entrada
    Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *