2

APRENDER A DECIR NO

APRENDER A DECIR NO

¿Te pasa a menudo que dices SI  cuando en realidad quieres decir NO?

Una de las mejores maneras para ser más productivo y sentirte menos estresado es dejar de decir sí a todo y comprometerte más con tus prioridades.

Aunque me enorgullece ser alguien que tiene los límites claros, todavía me encuentro en algunas situaciones en las que me siento incómoda diciendo que no.

Decir que no puede ser difícil a veces, especialmente cuando tenemos miedo de decepcionar a los demás. De alguna manera nos sentimos obligados a decir que si porque es lo que se supone que debemos hacer para ser buenos niños y complacer a los demás.

La causa principal por la cual nos cuesta tanto decir que no es que nos han enseñado el amor condicional, es decir, a valorarnos y a sentirnos queridos únicamente cuando la gente nos responde positivamente. Queremos ser aceptados y amados y casi todo lo hacemos buscando la aprobación de los demás. Hemos aprendido a establecer una autoestima externamente. 

Pero el intento de encontrar el amor fuera de ti mismo siempre va a fracasar, porque no puedes recibir de otro algo que no te das a ti mismo.

Decir si cuando en verdad quieres decir no es traicionarte a ti mismo. Así que tu trabajo consiste en primer lugar en reconocer que hacer cualquier cosa que no este alineada con tus valores y creencias nunca va a funcionar ya que en el fondo no vas a actuar genuinamente aportando lo mejor de ti. Al aceptar esto, te das cuenta que a veces decir no, es la mejor respuesta. Porque cuando dices no, en realidad te estás respetando a ti y a los demás.

Para aprender a decir que no, te propongo que hagas una lista de todas las situaciones de alerta en tu vida diaria en las que caes en la trampa de decir si cuando en realidad quieres decir no. Toma conciencia del dolor que te causa, de cómo afecta a tus relaciones y a tu felicidad.

Aquí te dejo algunas preguntas de reflexión para que comiences:

  • ¿En qué situaciones evito decir que no?
  • ¿Qué emociones me provoca el hecho de no saber decir que no?
  • ¿Cómo este comportamiento afecta a las demás personas involucradas?

Ahora que ya tienes un poco más de claridad, el siguiente paso es empezar el ejercicio de decir que no. Como cualquier otro nuevo hábito requiere repetición. Aunque al inicio te sea incómodo y te asuste un poco, toma acción y ponlo en práctica. Entrante a decir no desde ya! Comienza a expresarte y a mostrarte más, a dejar de infravalorarte y a cambiar la prioridad de importancia entre tu y los demás.

Cuanto más seguro te sientas diciendo que no, más bien te sentirás contigo mismo. Dejarás de tener esos conflictos internos que te quitan la paz mental y tendrás más tiempo para focalizarte en lo que realmente es importante para ti

¡Es momento de sacar todo tu valor y autenticidad!

Déjame un comentario en el blog, me encantará leerlo y saber ti.

Muchas gracias por estar aquí y ser parte de la comunidad STRONGSOUL.

Un abrazo,

Agnès

Comentarios 2

  1. Hola Agnes.Muy buenos dias.
    La palabra”no”no existia en mi vocabulario,sobre todo para los amigos.Me producia ansiedad,iba muchas veces en contra de los nuevos valores que queria adquirir,me desviaba de mi enfoque por unos cuantos dias y vuelta a empezar.Luego la cosa no era tan importante e incluso trivial, pero notaba que no podia decir “no”.
    Empece a decir “no”dando escusas,ahora soy yo personalmente el que digo que “no”.Cuando cuelgo el telefono aun tengo un lejano hormigueo de culpa.Pero es eso lejano y breve.
    Saludos

  2. Entrada
    Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *